Firma electrónica, digital, digitalizada y certificado electrónico

 en la categoría Firma electrónica

En entradas anteriores hemos hablado de las diferencias entre firma electrónica y firma digital. Son dos conceptos que a menudo se utilizan como sinónimos, pero en realidad no lo son. Lo mismo sucede con la firma digitalizada y el certificado electrónico. A veces se utilizan como sinónimos el uno del otro o incluso como iguales de la firma electrónica y la digital. En este post hablaremos de las diferencias de estas cuatro soluciones existentes en el mercado y de las funciones que cumple cada una de ellas.

FIRMA ELECTRÓNICA

Es un concepto legal que equivale a la firma manuscrita y que tiene por objetivo dar fe de la voluntad del firmante. Al igual que asegura que la firma está vinculada a un único firmante. Dicho de otro modo, la firma electrónica son datos electrónicos que acompañan a cierta información en formato digital. Por lo tanto, implica que una persona verifica una determinada acción a través de cualquier medio electrónico quedando registro de fecha y hora de la firma. Según el reglamente eIDAS existen tres tipos de firma electrónica: simple, avanzada y cualificada.

FIRMA DIGITAL

Consiste en aplicar mecanismos criptográficos al contenido de un documento con el objetivo de demostrar al receptor del mensaje que el emisor es real, que este no puede repudiar el mensaje y que este no ha sido alterado desde su emisión. Por ello, la firma digital es una parte fundamental de la firma electrónica avanzada y cualificada. Su objetivo no es dar fe de un acto de voluntad por parte del firmante, sino conferirle al documento la mayor seguridad mediante la encriptación de los datos.

FIRMA DIGITALIZADA

Se trata de la conversión del trazo de una firma en una imagen. Para conseguir una firma digitalizada se puede o firmar sobre un papel y se escanea o se puede realizar mediante un hardware que permiten guardar la imagen y utilizarla cuando se necesite. Este tipo de firma tiene la misma validez legal que la firma electrónica simple; sin embargo, no ofrece ninguna garantía sobre la identidad del firmante, por lo que es sencilla de falsificar.

CERTIFICADO ELECTRÓNICO

Es un documento digital que incluye un conjunto de datos cuyo objetivo es identificar a una persona a través de internet. Su función es asociar a una persona física o jurídica a una serie de datos y es necesario que un tercero de confianza autentique esa asociación de datos, por ejemplo, el DNI electrónico. El certificado electrónico se puede solicitar a través de la web de cualquier Prestados de Servicios Cualificados. El más usado es el que emite la Fábrica de Moneda y Timbre.

CONCLUSIÓN

Dicho todo esto, es más que evidente que firma electrónica, firma digital, firma digitalizada y certificado electrónico no son sinónimos, pero tampoco son conceptos contrarios. Son herramientas y soluciones que pueden utilizarse de manera complementaria para conseguir la mayor seguridad e integridad posible a la hora de realizar la firma en cualquier documento. Todos estos mecanismos tratan de afianzar un sistema seguro mediante el cual se puedan llevar a cabo cualquier transacción, operación o gestión a través de la web, de forma rápida, segura y sin costes adicionales.

Firma electrónica en Recursos Humanos